Qué hacemos

Nuestra propuesta educativa agrupa a los scouts en ramas en función de su edad. Cada rama realiza su propio desarrollo de esta propuesta adaptado a las necesidades de cada edad.

Lobatos… a la caza de lo nuevo

De 8 a 11 años…
Que hacemos - LobatosDurante esta etapa se vive en “La Manada” (gran grupo) y se reparten en “seisenas” (grupos de seis). Se intenta que los chicos, a través del juego, pasen del ámbito reducido de la familia a ampliar el marco de sus relaciones en el grupo de amigos.

La manada de lobatos utiliza, para conseguir este proceso, un marco simbólico basado en El Libro de la Selva. Así se lleva a cabo “la Caza”, propuesta ideada y ambientada con la iniciativa propia de los Lobatos a través del juego, la narración, la habilidad manual y la expresión corporal y artística.

Los lobatos aprenden a cuidar de sí mismos y de la naturaleza; a convivir en manada respetando las reglas; a expresar sus sentimientos respetando los de los demás; a analizar su entorno y afrontar los problemas con creatividad; a sentir a Jesús como un hermano, y a ayudar a los demás con alegría.

Rangers… en busca de la aventura

De 11 a 14 años…
Que hacemos - RangersLa “Tropa” (gran grupo) se divide en “patrullas” (grupos de 6 a 8), en las que cada cual asume una responsabilidad concreta y se compromete a colaborar con los demás.

La “Aventura” se plantea como exploración y descubrimiento de sí mismo y del mundo que le rodea, a través de las actividades realizadas en la naturaleza y del trabajo en equipo como modo de aprendizaje del servicio a los demás.

Toman el protagonismo completo de su progreso personal. Asumen su desarrollo físico con hábitos saludables, identifican sus emociones, y son capaces de ponerse en el lugar del otro, o que ser buscadores de preguntas y respuestas en relación a Dios.

Pioneros… de la ilusión, al compromiso

De 14 a 17 años…
Que hacemos - PionerosLa “Unidad” (gran grupo) se divide en “equipos” (grupos de 5 ó 6). En esta etapa, nuestro Escultismo propone una educación por la participación, la confianza y la responsabilidad.

Se les propone luchar por un mundo más fraternal y más justo; para ello se les ofrece la oportunidad de actuar a través de “la empresa pionera”, que prepara a los chicos para ser más solidarios, activos, y comprometidos con la construcción de su mundo.

En el grupo de pioneros, todos preparan la acción, todos eligen, todos participan y tienen un papel indiscutible, todos contribuyen al éxito, y se hacen responsables del mismo. En cada paso, todos tienen la palabra.

Es el momento de llevar a la vida diaria los valores del escultismo y el Evangelio; de poner los conocimientos y capacidades propios al servicio de los demás, y de experimentar a Dios en la naturaleza.

Rutas… preparados para servir

De 17 a 20 años…
Que hacemos - RutasDurante esta etapa se forma parte de un “Clan” en el que durante tres años los jóvenes se centrarán en su desarrollo individual y su salida al mundo adulto.

Los jóvenes son acompañados en su transición a la edad adulta, de una manera individualizada. Se trata de realizar un proyecto personal de vida mientras descubren su vocación vital. Los jóvenes pasan de ser protagonistas de las actividades a gestores de las mismas, pudiendo experimentar y ensayar lo que como adultos van a vivir muy pronto.

Deben convertirse en verdaderos agentes transformadores en el mundo adulto, de ahí lo esencial del trabajo individual de cada joven para formarse y profundizar en su opción de servicio, para lo que cuentan con la compañía de un grupo y un adulto que les animará en esta etapa final.

El servicio y el compañerismo son las bases de esta etapa, en la que la acción social es el centro de la actividad del clan.

Comentarios cerrados.